Mi manifiesto

Desde hace algún tiempo me voy dando cuenta que no me acerco a la chica prometedora que iba a ser. Había llegado muy joven a alcanzar lo que muchos sueñan: un matrimonio ideal, un hijo azul, una profesión envidiada, hogar propio, una familia cercana, amigos divertidos y sinceros, estilo…y viviendo el estereotipo por excelencia, me pregunté porqué no sonreía cada día.

Volaba en turista, con el iPod encendido. Me dirigía a casa tras mi último Congreso de Medicina en Berlín, mientras, como siempre que tengo un ratito para mí, echaba un vistazo al brillante y recién estrenado invierno que me traían las páginas de Vogue`Octubre 2008.
-Me siento tan especial- me digo,-cuando hojeo estas páginas y sueño con conocer personas y lugares, ritmos y estilos diferentes… un cosquilleo mensual en la barriga al abrir el ejemplar que compro y devoro ávida tras pagar en algún kiosco de prensa y así, por fin, sumergirme en un océano donde sin duda me siento como pez en el agua.

-¿Cómo se llamaría mi marca de moda, mi sello…?- y a la mitad del viaje me doy cuenta que llevo casi una hora inventando los nombres de ésa mi nueva empresa, mi nueva vida, mi vida desde siempre…
Y ahí está.
Suena bien en mi cabeza acelerada, lo susurro bajito y es genial, es el nombre de mi alter ego, el de mis futuras hijas…
VioletaAndCo.

Como dice Jamiroquai “too young to die”.
Comienza un periplo de cambios, de búsqueda, de tomar grandes decisiones que pueden hacer girar mi espiral. Escucho, hablo y hablo, interrogo, me caigo y me levanto, lloro en ocasiones, me psicoanalizo, comparto e intento buscar la paz. Y sonreir.

Por muchos motivos, que se vuelven claros y evidentes, un día, suena el click y de pronto comienzo a vivir un presente cargado de una energía apabullante, oyendo lo que mi lado derecho, tan hipersensible desde hace siglos, me está intentando decir: Joder, hazlo.

Vale.
Soy Virginia León Miranda. Nacida en este planeta el 2 de Mayo del 78.
Creo que se dice “de profesión”, médico. Madre de dos seres naturales y redondos. Esposa de quien me completa, amiga de buenos amigos a los que elijo, actualmente camino de comenzar el viaje definitivo al centro de la Moda. Yo soy VioletaAndCo y trabajo en Studio78AndCo. diseñando alta costura y tocados, marcando tendencias en lifestyling+editorial, estrategia empresarial y comunicación artística, con alguna canción de Nirvana de fondo mientras por fin consigo dibujar en mi cara una actitud provocadora, la más irreverente de todas… me parezco a mí.
Esta era la imagen que devolvía el espejo a los 3 años: mi esencia.

¿Te atreves?

Anuncios

9 pensamientos en “Mi manifiesto

  1. Te recuerdo desde niña jugando a hacer lo que ahora haces. Crear , sentir y ser tú misma con ese estilo maravilloso que solo tú, mi Vi ,has tenido siempre. Ahora por fin es ; eres VIOLETAANDCO …y yo siempre a tu lado.

  2. ¡¡¡La Niña Pez ¡¡¡¡¡ Así firmabas tus primeros cuadros y rubricabas todo lo que escribías…… ¿ Te acuerdas…?
    La dejaste marchar y parece que por fín : ¡ aquí está de nuevo….¡
    En este planeta de agua,en este planeta azul, entre tus células que son agua, toda tu agua, emociones, rio y mar…….
    Si te dejas fluir irás como “pez en el agua”. Hasta ahora has ido como los “salmones” intentando deshovar más allá de tus aguas calmas, donde tú si eres, donde tú creas y te crees y donde vivir no es un esfuerzo sino un regalo que se conquista cada día.

    Te quiero entre algas azules………….y entre mis rocas que miran al mar. Mariló

  3. Me parece maravilloso que hayas encontrado tu sueño y lo tengas tan cerquita de tus dedos. Si realmente te llena espiritualmente, como me dijiste hace poco, lánzate sin pensarlo, totalmente, con los ojos cerrados, porque cuando se cree tanto en un sueño, yo sé que siempre se hace realidad. Mucha suerte, y un besote.

  4. Pingback: EmprendeAndTweet. La Cara B del #. | violetaandco irreverent trends for living & dressing

  5. Ojalá el dni no me recordara que puede que sea tarde para realizar mis sueños.No dejé pasar mi tren,porque mi tren nunca pasó y cuándo ha llegado a lo mejor el reloj de la estación de la vida marcaba que ya era demasiado tarde.Da igual.No pasaré a la historia por nada,pero yo sé que lo he intentado.Sin medios,sin horizonte y algunos días,hasta sin ganas porque me pesa demasiado la nada.Pero conocer mujeres como tú te hace pensar que hay trenes que pasan llenos de gente como tú y los han cogido.Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s